La mayoría de los socios del SMU no avalan las decisiones tomadas por su directiva